Oda al Pantalón Chino

oda-al-pantalon-chino

“Damos gracias porque alguien inventara al mayor comodín indumentario que
ha conocido el hombre”.

Las grandes ideas suelen surgir de los grandes apuros, y los soldados del Imperio Británico del siglo XIX comenzaron a teñir sus uniformes de algodón con té, tenían un motivo imperioso para hacerlo: evitar ser un objetivo fácil debido al blanco impoluto de su ropa, distinguible a distancia por el enemigo. Hoy cuesta creer q los pantalones Khaki (o chinos, para los no iniciados) tuvieran un origen tan exótico, pero la prueba es la etimología de la palabra, q en hindi significa “polvoriento”.

Actualmente sigue haciéndonos la vida más fácil. A diferencia de los vaqueros (demasiadas connotaciones juveniles) o los pantalones de vestir (demasiado pulcros), los Khaki o chinos son la traducción indumentaria del perfecto término medio.

Tienen un componente conservador, pero sus orígenes militares -también fueron parte del uniforme del ejército norteamericano  hasta los años setenta- le confieren carácter utilitario. Aunque los manuales de etiqueta los juzgan propios del fin de semana, sus usos son mucho más amplios: con una chaqueta del mismo material, forman un elegante traje de entretiempo, y combinados con blazer azul, le permiten ir a cualquier cita q no requiera traje. Abrigan en invierno. Son frescos en verano.

Los han llevado desde Indiana Jones hasta Barak Obama. Ud mismo tendrá varios pares en su armario, pero nunca es tarde para mirarlos con otros ojos. Sobre todo, ahora que, menos mal, ya vienen teñidos de fábrica.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *